Las 5 razones por las que tu web no genera clientes

Las 5 razones por las que tu web no genera clientes

Las 5 razones por las que tu web no genera clientes

Llevo muchos años hablando con clientes que me cuentan que su web no genera ventas. Nada más verlas se sabe el porqué.

Hay diferentes motivos por los cuales una web no consigue clientes. Evidentemente no podemos verlas todas en un solo post. Pero voy a intentar resumir las que, a través de años viendo y haciendo páginas web, me parecen las más importantes y las primeras que hay que trabajar.

Vamos a hablar solo a nivel de contenidos web, es decir de conversión. De cómo conseguir tráfico o visitas hablaremos en otro post.

1. Tu objetivo no está claro

Lo primero que tienes que definir con claridad para que tu web atraiga clientes potenciales, es el objetivo que quieres lograr a través de ella.

Es muy importante que tengas claro a donde quieres que se dirijan tus clientes cuando entran en tu web.

¿Que es lo que quieres conseguir con tu web?

Me encuentro con muchos clientes, suficientes como para saber que sucede a menudo, que quieren venderlo todo. Transforman su web en un bazar en el que el usuario se siente perdido y no sabe cual es el camino que tiene que seguir.

Menos es más

Intenta definir con claridad tus productos. Un solo producto pero bien trabajado es mucho mejor que muchos productos sin optimizar.

No intentes venderlo todo. Lleva a tu cliente al producto principal que quieres que conozca.

Conviértete en un especialista

Por ejemplo, en el mundo del crecimiento personal es muy común que haya profesionales que ofrecen muchos servicios, demasiados. Sesiones de PNL, masajes, constelaciones familiares, retiros, coaching, tarot incluso. Todo mezclado.

Eso genera muchas desconfianza en tu cliente, pues siente que es imposible que seas bueno en tanta variedad de servicios. Si alguien necesita un masaje, buscará un especialista en masaje. Si alguien quiere sesiones de coaching buscará un profesional del coaching.

Esta variedad de servicios también afecta al posicionamiento de tu web en google. Pero de eso hablaremos más adelante.

Deja claro cual es problema que ayudas a solucionar

Todo producto o servicio que compras en esta sociedad lo haces movido por un dolor, un deseo o una necesidad.

Quien entra en tu web esta buscando solución a alguna de estas tres cosas. Por eso deja claro lo antes posible como le puedes ayudar.

2. No hay llamada a la acción

Una vez hayas planteado tu objetivo principal tienes que trazar un camino.

Tienes que indicarle a tu cliente potencial con claridad cuales son las acciones que tiene que efectuar para acceder a tu producto.

Este camino se traza a través de las llamadas a la acción. La llamada a la acción se trata de indicarle al cliente de forma asertiva, imperativa o atractiva que paso tiene que dar.

Si no se lo dices con claridad créeme que entonces hay muchas menos posibilidades de que lo de.

Define tus llamadas a la acción

He llegado a ver casos de personas que me comentaban que nadie les llamaba para contratarles desde su web y al revisarla darme cuenta de que ni siquiera tenían una forma de contacto al final de sus productos o servicios.

Si no le dices a la persona que es lo que tiene que hacer para adquirir tu producto, no lo hará.

En cada sección de tu web tiene que haber una o más llamadas a la acción dependiendo de a donde le quieras llevar.

Ten en cuenta que hay personas que llegan a tu web teniendo mucha claridad de lo que necesitan, pero hay otras que necesitan más explicaciones y tiempo para tomar una decisión. Por eso es conveniente que haya llamadas a la acción distribuidas estratégicamente en todos tus productos.

Por lo general, en las llamadas a la acción, aunque depende del producto, suelen funcionar mejor formulas más coloquiales que más serias y comerciales.

Intenta ser directo y sencillo.

3. El Diseño no genera confianza

Esto es fácil de observar por ti mismo. Visita unas cuantas webs y analiza el porqué unas te parecen atractivas y te generan confianza y otras no.

El estado de tu web va a reflejar el estado de tu profesionalidad y tu producto. No hace falta un super-diseño pero si un diseño bien cuidado y limpio.

Por supuesto es imprescindible hoy en día que tu contenido esté perfectamente optimizado para móviles.

Actualmente el 70% de las conexiones a internet se hacen a través de un dispositivo móvil.

Una web desordenada le dirá a tu cliente que eres desordenado. Una web descuidada le dirá que eres descuidado. Y nadie quiere contratar a una persona desordenada o descuidada.

Otra vez, menos es más

Intenta no abarrotar tu web con contenidos. Mantén el diseño limpio y con espacio. eso dará una sensación de calma y confianza.

Cuida de que el menú de tu web contenga pocos elementos para que al usuario le sea sencillo encontrar lo que busca. Si en 20 segundos no lo ha encontrado se irá a otra web a buscarlo.

Dale formato a tus contenidos para destacar lo que es más importante. El diseño es tanto para crear belleza como para facilitar la comprensión de tus contenidos a tus clientes.

Lo sencillo siempre triunfa

Evidentemente no todos los productos son iguales ni necesitan del mismo diseño. Pero por lo general un diseño sencillo y directo hará más fácil que tus clientes compren tus productos y servicios.

Si no sabes diseñar mejor acude a un especialista que te ayude. Te ahorrarás mucho tiempo, dinero energía y disgustos.

4. No tienes un sistema de retención

La mayoría de las personas necesitamos varios impactos de un producto antes de decidirnos a comprarlo. Lo más probable es que no te lo compren a la primera.

Pero si alguien llega a tu web no le convences y se marcha, es probable que le hayas perdido para siempre.

Dicen las estadísticas que una persona pasa de media de 20 a 30 segundos en una web. Si en ese tiempo no has provocado que de un paso más se marchará y probablemente no vuelvas a verle por allí.

Por eso es imprescindibles que implementes técnicas que mantengan el contacto con tu cliente.

Hay diferentes maneras en las que puedes retener el contacto con un cliente potencial. Probablemente si estás empezando con tu negocio las técnicas más avanzadas te resulten de momento un poco abrumadoras. Pero te voy a contar la más sencilla que existe.

Formularios de suscripción

De hecho este debería convertirse en tu objetivo número uno con tu página web. Retener la información de contacto de tu cliente potencial. Pero ¿por qué una persona debería dejarte su email para que le bombardees con información?

En primer lugar debe existir la promesa de que toda la información que va a recibir va a ser de su máximo interés y calidad. En segundo lugar debe recibir algo a cambio.

Lead magnet

El lead magnet o imán de contactos es un producto gratuito que creamos a propósito para generar suscripciones a nuestra lista de emails. Este producto debe ser algo que el cliente pueda consumir inmediatamente y que se pueda enviar por email. También deber estar diseñado para generar un interés previo en tus producto más grandes y que al mismo tiempo le aporte suficiente valor como para que merezca la pena el precio que ha pagado: su email.

El lead magnet va a tener 3 efectos principalmente:

1. La retención del contacto de tu cliente. Podrás estar en contacto con él por email para enviarle diferentes propuestas e información de valor.

2. La relación con tu cliente cambia. Ya que ha habido una primera transacción comercial. Y será más fácil que te compre otro producto a partir de ahora.

3. Generas confianza y acercamiento. Si el producto que has creado es bueno y le aporta valor a tu cliente, eso le va a generar confianza en tu trabajo y probablemente se abra a adquirir alguno de tus producto o servicios premium.

5. No trabajas bien tus contenidos de producto

Imagínate, tu página web debe de cumplir la función que cumple una persona vendiendo presencialmente. Vender en internet no es fácil. Tienes que convencer a tu cliente a través de unas lineas de texto e imágenes de que compre tu producto. ¿Cómo vas a hacer esto?

Tienes que hacerle saber que tu producto le puede ayudar a solucionar su caso de forma completamente eficaz, tienes que ser capaz de generar suficiente confianza y tienes que poder resolver todas las dudas que surjan en su mente y que le impidan dar el paso de comprar.

Por eso tienes que estructurar una buena páginas de ventas. No será suficiente con darle la información relativa a tu producto; tienes que convencerle.

Para crear una carta de ventas eficaz tienes que tener en cuenta 6 puntos clave:

1. Saber exactamente a quien está dirigido tu producto. Tienes que hablarle a tu cliente tipo. Hablar en su lenguaje. Hacerle saber que conoces sus problemas, que sabes donde ese encuentra en este momento.

2. Conocer sus puntos de dolor, deseo y necesidad. Como te comentaba anteriormente, todo producto que compras lo haces basándote en algunos de estos puntos. Para que tu cliente compre tu producto debes hacerle saber que vas a cubrir sus necesidades en relación a esto.

3. Explicar bien los beneficios. Explicar los beneficios no es solo nombrarlos sino detallar el porqué se va a producir esos beneficios y como se vana expresar en la vida de tu cliente.

4. Testimonios. El testimonio hace que tu producto sea real. Pone en la mente de tu cliente la imagen de alguien que ya obtuvo beneficios con tu producto. Esto creará identificación y confianza.

5. Preguntas frecuentes. Estas tienen que resolver las principales dudas que se le pueden presentar a tu cliente antes de hacer la compra. Dejarlas resueltas le hará saber a tu cliente que las conoces, que las tienes previstas y que hay una solución para ellas. Para eso deberás conocer bien tu producto y a tu cliente potencial.

6. Llamada a la acción. Si no le dices a tu cliente que lo haga, no lo hará. La llamada a la acción puede ir acompañada de alguna oferta, promoción o gancho comercial que facilite dar el paso hacia la compra.

¿Eras consciente de estos errores? ¿Ya estás aplicando estas formulas en tu web? Comparte tu experiencia en los comentarios.

Y algo más…

Evidentemente, estos son solo algunos puntos a tener en cuenta pero ya se por experiencia que desarrollarlos no es tan sencillo como leerlos. 

Si todavía no tienes una página web pero ya empiezas a comprender que la necesitas o quieres optimizar la tuya y no quieres cometer estos mismos errores, deja que yo me ocupe de todo.

Échale un vistazo a mi plan de diseño web en donde te ofrecemos todo lo que necesitas para crear una web imparable.

ACERCA DEL AUTOR DE ESTA ENTRADA:

Hugo Lega es el creador y director de Marketing Consciente donde ayuda a empresas y profesionales a impulsar sus proyectos y negocios desde el corazón a través de estrategias, técnicas y herramientas de eficacia probada basadas en su experiencia y en los resultados de cientos de clientes que ya las están aplicando en su vida y en sus negocios.

Cómo hacer un Cartel que Venda en 6 Pasos

Cómo hacer un Cartel que Venda en 6 Pasos

CÓMO HACER UN CARTEL QUE VENDA EN 6 PASOS

Poco a poco nos estamos dando cuenta de lo importante que es la imagen cuando se trata de vender un producto o servicio en internet. No solo vale tener un producto muy bueno, sino que necesitamos trasmitir todo el valor que puede aportar a nuestro cliente potencial, y conseguir llamar su atención.

En este post explico brévemente las pautas a seguir para conseguir crear un banner o cartel que reúna las condiciones que necesitamos para facilitar la venta de nuestro producto.

Antes de crear el cartel,  define claramente el contenido y la información que va a difundir. Con el contenido claro, te va a resultar mucho más fácil poner en juego todos los elementos.

1. La tipografía

El tipo de letra que vamos a usar en nuestro cartel tiene que ir en función del producto que vamos a vender. En base al producto o servicio elegiremos una fuente más divertida, o más seria y elegante.

Usaremos un tipo de letra para los títulos y llamadas a la acción, y otro tipo de letra para el contenido. Para los títulos es preferible elegir una tipografía gruesa y llamativa, que destaque. Para el contenido optaremos por un tipo de letra más legible y clara. Es importante no abusar de diferentes tipografías  ya que dificultaríamos la lectura del cartel o banner.

Existen diferentes páginas en donde puedes encontrar y descargar gran variedad de fuentes o tipos de letra.

2. Elige bien la imagen

La imagen va a ser uno de los elementos centrales y más importantes de nuestro diseño. Tenemos que tomarnos el tiempo preciso para elegirla, y elegirla bien.

Vamos a escoger una imagen de calidad, que refleje la esencia de lo que queremos trasmitir. La imagen debe ser de una resolución y un tamaño aceptables. Siempre elegiremos imágenes, a ser posible, que trasmitan una acción o que expresen una emoción.

Como seres humanos que somos lo que más nos llega al corazón son las imágenes emocionales o que trasmiten una emoción positiva o muy emotiva.

Podemos encontrar imágenes libres de derechos en Google o utilizar una propia. También existen varias plataformas en las que podemos comprar o descargar imágenes de todo tipo. En otro post os daré algunas referencias.

3. Usa colores llamativos y que vayan bien con la imagen

Los colores son también muy importantes, y tienen que ir, no solo en combinación con nuestra imagen, sino que debemos adaptarlos al producto que estamos vendiendo.

No es lo mismo vender pañales para bebés, que vender un producto de Marketing. Por ejemplo, el amarillo o el naranja son colores  más optimistas y que llaman la atención. El rojo desata la pasión y la llamada a la acción. Es un color que se puede usar para sorteos, concursos, ofertas, descuentos, etc. Si buscamos trasmitir confianza, el azul es el color más adecuado. El negro se asocia con la elegancia y el lujo.

En definitiva, lo importante es que tengamos en cuenta el color o colores con los que vamos a diseñar en función de la emoción que queremos expresar y trasmitir.

Podemos elegir un color y jugar con el en sus diferentes tonalidades, o bien usar dos colores diferentes que combinen con la imagen elegida y con el propósito del cartel. En este caso, es importante también, no usar demasiados colores para conseguir una mayor armonía y no distraer la atención del cliente potencial.

4. Escoge un buen título o titular

El título es lo primero que va a leer el lector y puede determinar si continúa leyendo, o no. Debe ser atractivo y expresar con claridad el mensaje que queremos trasmitir.

Si el título capta la atención hay muchas más probabilidades de que se interesen por el resto. Dependiendo del producto o servicio que estemos ofreciendo, puede ser más conciso o más creativo. También depende de las vías que vayamos a usar para promocionar nuestro cartel.

No es lo mismo crear un banner para una revista en papel, que para las redes sociales. Es decir, el soporte y el publico que lo va a leer es que lo que tiene que definir el título que vamos a usar.

De igual manera, el título es un aspecto al que merece la pena que le dediquemos tiempo para obtener los mejores resultados de nuestro cartel. También podemos crear dos títulos diferentes en un mismo cartel y testar cual es que mejor funciona.

Probar y experimentar con diferentes opciones es lo que más pistas te va a ir dando de que es lo que mñas funciona para tu tipo de servicio o producto.

5. Expón claramente los beneficios

Una de las cosas más sencillas, pero que más pasamos por alto es exponer con claridad los beneficios que nuestro producto o servicio le va a proporcionar al cliente potencial.

¿Por qué le va a merecer la pena comprarnos? ¿Por qué nos va a elegir a nosotros antes que a cualquier compañero de la competencia?

Tenemos que decirle con exactitud como va a mejorar su vida a través de nuestros servicios, cómo le va a hacer su día día más fácil o que beneficios rotundos va a obtener.

En este caso también vamos a dedicar una publicación al completo para desarrollar este tema de gran importancia. Pero, de momento, empieza a hablar de los beneficios que ofreces. No de lo bueno que es tu producto, sino de como eso va ayudar a tu cliente potencial. Ofrece soluciones.

6. Oferta y llamada a la acción

La llamada a la acción  es el objetivo final de nuestro diseño. Que el cliente tome acción.

Para eso, tenemos que definir muy bien nuestra propuesta, nuestra oferta y el paso, o los pasos que el cliente tiene que dar para hacerse con ella. Hay muchos diferentes tipos de llamadas a la acción que podemos usar y tienen que ser definidos en base al producto, al objetivo que queremos lograr y al tipo de cliente al que nos dirigimos. 

3 pautas básicas para crear llamadas a la acción:

  1. Claridad. Que sea muy clara tu propuesta. Con los pasos a dar bien especificados. Ya sea una llamada de telefóno, una inscripción, el envio de un mail o la compra directa.
  2. Que sea llamativa. Usa un color especial, una tipografía especial o remárcalo de manera especial. Tiene que sobresalir entre todo el resto del diseño.
  3. Que conlleve un beneficio u oferta contundente. Haz un regalo, una oferta o un descuento especial a cambio de la acción.

ACERCA DEL AUTOR DE ESTA ENTRADA:

Hugo Lega es el creador y director de Marketing Consciente donde ayuda a empresas y profesionales a impulsar sus proyectos y negocios desde el corazón a través de estrategias, técnicas y herramientas de eficacia probada basadas en su experiencia y en los resultados de cientos de clientes que ya las están aplicando en su vida y en sus negocios.