Las primeras horas del día son las más importantes de tu jornada. Siempre, cada día. ¿Puedes permitirte el lujo de desaprovecharlas?

En este post, explico las razones por las que las personas que madrugan, y se enfocan a su prioridad, son las personas de más éxito y que consiguen sus metas (ya sea escribir un libro, cuidar de sí mismas o sacar adelante un negocio propio desde casa).

Una persona de éxito se levanta tres horas antes en comparación a una persona promedio.

Tres horas extra al día, en la calma del amanecer, es una ventaja insalvable para su competencia o el resto de los mortales. Son una eternidad, un plus insuperable. Imagina leer durante dos horas cada día más una hora extra de meditación y yoga. Exacto: te hace imbatible.

¿Qué más se puede hacer antes de la salida del sol?

  • ejercicio: sal a correr o haz yoga en casa
  • lee buenos libros
  • medita
  • programa el día
  • responde emails
  • escribe tu libro
  • desayuna espléndidamente
  • trabaja en tu mayor sueño
  • conecta con tu pasión
  • escribe en tu blog (como yo ahora mismo)

Si eres un pequeño emprendedor, puedes planificar tu jornada, crear estrategias, centrarte en las prioridades.

Madrugar y aprovechar esas primeras horas tiene ventajas:

  • no tendrás distracciones
  • rindes más, estás más fresco
  • nadie te interrumpe
  • sientes que estás avanzando
  • consigues una delantera insalvable
  • marcas la tendencia del día
  • dispones de más tiempo, de más vida
  • la tranquilidad de saber que el día te cunde
  • puedes contemplar el amanecer cada día
  • puedes escuchar el silencio

¿Y dormir? Tranquilo, ya dormirás cuando mueras, hay tiempo para eso. Por ahora…

Entra en el club de la “gente de la mañana”, los triunfadores.

Toda la gente a la que admiro, se levanta incluso antes que yo, que ya es decir.
No es extraño que hagan lo que hacen y consigan lo que consiguen. No es suerte. No son genios. Son personas aplicadas, enfocadas, disciplinadas.

Hay cosas que NO te recomiendo hacer por la mañana (déjalo para más tarde):

  • ver noticias en internet o en la TV
  • trastear en las redes sociales
  • escuchar la radio
  • navegar en internet
  • tareas anodinas o mecánicas
  • limpiar la casa

Son tus horas de alto rendimiento, dedícalas a lo prioritario, a crear tus sueños más salvajes, a prepararte para el éxito en una faceta personal o profesional. Por lo tanto, haz ver a tu familia que ese tiempo es tuyo y que no deseas que lo invadan con peticiones.

No puedes comprar más tiempo pero puedes aprovechar el que tienes. La vida está hecha de tiempo, el tiempo es la materia prima de la vida, el tiempo es vida: úsalo intensamente. Cuando se va ya no vuelve. Es tu mayor riqueza. Sé más rico dándote más tiempo.

Por Raimón Saimsó