Poco a poco nos estamos dando cuenta de lo importante que es la imagen cuando se trata de vender un producto o servicio en internet. No solo vale tener un producto muy bueno, sino que necesitamos trasmitir todo el valor que puede aportar a nuestro cliente potencial, y conseguir llamar su atención.

En este post explico brévemente las pautas a seguir para conseguir crear un banner o cartel que reúna las condiciones que necesitamos para facilitar la venta de nuestro producto.

Antes de crear el cartel,  define claramente el contenido y la información que va a difundir. Con el contenido claro, te va a resultar mucho más fácil poner en juego todos los elementos.

1. La tipografía

El tipo de letra que vamos a usar en nuestro cartel tiene que ir en función del producto que vamos a vender. En base al producto o servicio elegiremos una fuente más divertida, o más seria y elegante. Usaremos un tipo de letra para los títulos y llamadas a la acción, y otro tipo de letra para el contenido. Para los títulos es preferible elegir una tipografía gruesa y llamativa, que destaque. Para el contenido optaremos por un tipo de letra más legible y clara. Es importante no abusar de diferentes tipografías  ya que dificultaríamos la lectura del cartel o banner. Existen diferentes páginas en donde puedes encontrar y descargar gran variedad de fuentes o tipos de letra.

2. Elige bien la imagen

La imagen va a ser uno de los elementos centrales y más importantes de nuestro diseño. Tenemos que tomarnos el tiempo preciso para elegirla, y elegirla bien. Vamos a escoger una imagen de calidad, que refleje la esencia de lo que queremos trasmitir. La imagen debe ser de una resolución y un tamaño aceptables. Siempre elegiremos imágenes, a ser posible, que trasmitan una acción o que expresen una emoción. Como seres humanos que somos lo que más nos llega al corazón son las imágenes emocionales o que trasmiten una emoción positiva o muy emotiva. Podemos encontrar imágenes libres de derechos en Google o utilizar una propia. También existen varias plataformas en las que podemos comprar o descargar imágenes de todo tipo. En otro post os daré algunas referencias.

3. Usa colores llamativos y que vayan bien con la imagen

Los colores son también muy importantes, y tienen que ir, no solo en combinación con nuestra imagen, sino que debemos adaptarlos al producto que estamos vendiendo. No es lo mismo vender pañales para bebés, que vender un producto de Marketing. Por ejemplo, el amarillo o el naranja son colores  más optimistas y que llaman la atención. El rojo desata la pasión y la llamada a la acción. Es un color que se puede usar para sorteos, concursos, ofertas, descuentos, etc. Si buscamos trasmitir confianza, el azul es el color más adecuado. El negro se asocia con la elegancia y el lujo.

En definitiva, lo importante es que tengamos en cuenta el color o colores con los que vamos a diseñar en función de la emoción que queremos expresar y trasmitir. Podemos elegir un color y jugar con el en sus diferentes tonalidades, o bien usar dos colores diferentes que combinen con la imagen elegida y con el propósito del cartel. En este caso, es importante también, no usar demasiados colores para conseguir una mayor armonía y no distraer la atención del cliente potencial.

4. Escoge un buen título o titular

El título es lo primero que va a leer el lector y puede determinar si continúa leyendo, o no. Debe ser atractivo y expresar con claridad el mensaje que queremos trasmitir. Si el título capta la atención hay muchas más probabilidades de que se interesen por el resto. Dependiendo del producto o servicio que estemos ofreciendo, puede ser más conciso o más creativo. También depende de las vías que vayamos a usar para promocionar nuestro cartel. No es lo mismo crear un banner para una revista en papel, que para las redes sociales. Es decir, el soporte y el publico que lo va a leer es que lo que tiene que definir el título que vamos a usar.

Para este tema crearé un post específico en el que os hablaré de los diferentes tipos de titulo que podemos crear en base a los producto, el público, la intención y el soporte.

De igual manera, el título es un aspecto al que merece la pena que le dediquemos tiempo para obtener los mejores resultados de nuestro cartel. También podemos crear dos títulos diferentes en un mismo cartel y testar cual es que mejor funciona. Probar y experimentar con diferentes opciones es lo que más pistas te va a ir dando de que es lo que mñas funciona para tu tipo de servicio o producto.

5. Expón claramente los beneficios

Una de las cosas más sencillas, pero que más pasamos por alto es exponer con claridad los beneficios que nuestro producto o servicio le va a proporcionar al cliente potencial. ¿Por qué le va a merecer la pena comprarnos? ¿Por qué nos va a elegir a nosotros antes que a cualquier compañero de la competencia? Tenemos que decirle con exactitud como va a mejorar su vida a través de nuestros servicios, cómo le va a hacer su día día más fácil o que beneficios rotundos va a obtener.

En este caso también vamos a dedicar una publicación al completo para desarrollar este tema de gran importancia. Pero, de momento, empieza a hablar de los beneficios que ofreces. No de lo bueno que es tu producto, sino de como eso va ayudar a tu cliente potencial. Ofrece soluciones.

6. Oferta y llamada a la acción

La llamada a la acción  es el objetivo final de nuestro diseño. Que el cliente tome acción. Para eso, tenemos que definir muy bien nuestra propuesta, nuestra oferta y el paso, o los pasos que el cliente tiene que dar para hacerse con ella. Hay muchos diferentes tipos de llamadas a la acción que podemos usar y tienen que ser definidos en base al producto, al objetivo que queremos lograr y al tipo de cliente al que nos dirigimos. Como en anteriores apartados profundizaremos más en este tema en siguientes posts.

3 pautas básicas para crear llamadas a la acción:

  1. Claridad. Que sea muy clara tu propuesta. Con los pasos a dar bien especificados. Ya sea una llamada de telefóno, una inscripción, el envio de un mail o la compra directa.
  2. Que sea llamativa. Usa un color especial, una tipografía especial o remárcalo de manera especial. Tiene que sobresalir entre todo el resto del diseño.
  3. Que conlleve un beneficio u oferta contundente. Haz un regalo, una oferta o un descuento especial a cambio de la acción.

En próximo posts iré profundizando punto por punto de manera que podáis ir aplicándolo a cualquier vía de marketing que vayáis a utilizar.

 

ACERCA DEL AUTOR DE ESTA ENTRADA:

Hugo Lega es el creador y director de Marketing Consciente donde ayuda a empresas y profesionales a impulsar sus proyectos y negocios desde el corazón a través de estrategias, técnicas y herramientas de eficacia probada basadas en su experiencia y en los resultados de cientos de clientes que ya las están aplicando en su vida y en sus negocios.